basantalobos

Lobos en tierra de Basanta

Eduardo Zavala

3 Feb , 2014  

José Guadalupe Cruz sorprendió con la disposición táctica de Monterrey en su visita a Toluca. Ricardo Osorio era el mediocentro, en la mediapunta se movía  Jesús Zavala; completando el rombo jugaron Neri Cardozo y Lucas Silva. Dicha ubicación tenía como objetivo que Sinha no jugara cómodo en el inicio de las jugadas de Toluca, soltando a Zavala para perseguirlo. Sin embrago, no salió del todo bien porque Toluca podía plantarse sin problemas en tres cuartos,  donde Osorio no era capaz de abarcar los movimientos de Velasco, Velázquez y Brizuela. Además, el Monterrey era nulo en la salida del balón, ya que Osorio nunca se encontró en el campo, obligando al Profe Cruz a sustituir, antes de la media hora, al ex jugador del Stuttgart.

En el clásico regio, Cruz repitió diez de los once (Morelo por Othoniel Arce) pero asignando roles totalmente distintos. La primera novedad fue encontrar a Ricardo Osorio como líbero, recordando su tiempo en la selección de Lavolpe. Por otro lado, Basanta, quien en teoría era el marcador por izquierda, tenía como tarea seguir a Lucas Lobos hasta el fin del mundo (imagen 1 e imagen 2). El internacional argentino ahogó todos los movimientos de Lobos dejando a los visitantes sin juego en tres cuartos. Con Ramos pendiente de los apoyos de Pulido y Zavala de Pizarro, Monterrey firmó 30 minutos notables en donde presionó a toda cancha a Tigres, empujando poco a poco hasta la portería de García y generando las ocasiones más claras. En ese lapso, destacó Marlon De Jesús, quien resultaba indetectable cuando caía a bandas y sacaba provecho de su portentoso físico en el juego directo, ante una débil respuesta de Hugo Ayala. El central pierde en cada partido el tren para viajar al mundial.

La propuesta del equipo local parecía que tenía tiempo de caducidad por lo demandante que resultaba seguir a todo campo al rival. Por momentos, pareció un equipo de Bielsa. Lucas Lobos leyó la situación del partido y comenzó a moverse pegado a la banda derecha, a donde Basanta lo seguía dejando una vereda a su espalda que Pulido atacaba, pero Tigres no tenía calidad en sus pasadores y dicho movimiento quedó en nada.

En el segundo tiempo los espacios aparecían y la marca de Basanta a Lobos no era tan intensa como en la primera mitad. Fue el entrenador de Rayados quien movió sus fichas primero. Retiró a Zavala dando ingreso a Chelito Delgado entregándole la posición de mediocentro a Lucas Silva, y junto a él situó a Neri Cardozo. El cambio tenía su riesgo. Lobos se alejó hacía la banda izquierda encontrando espacio a la espalda de Silva y comenzó a entrar en juego de cara a portería. Ferreti detectó la ventaja y dio entrada a Emanuel Herrera por Damián Álvarez. Pulido y Herrera actuaban como doble nueve obligando a los tres centrales de Monterrey a retrasar su posición, dando espacio a Lobos quien sobrecargaba la banda derecha, junto a Danilinho, Pizarro y Dueñas, dejando el lado débil a la potencia de Torres Nilo (imagen 1, imagen 2 e imagen 3) . La verdad es que Tigres pudo ganar el partido, en este tramo, con la dirección de campo de los entrenadores. Sólo una gran actuación de Jonathan Orozco bajo los palos lo impidió. Al final, Chelito intimidó con un par de contragolpes, pero el cero a cero se mantuvo.

Ambos equipos mostraron cosas para crecer, pero la situación en la tabla comienza a inquietar y pone en duda el crecimiento de sus proyectos.

 

, , , , , , ,