54e947d765cfe_20150221_5328

“ENTRE EL AMOR Y EL RESULTADISMO”

Jc_Monroym

26 Feb , 2015  

Que volátil puede ser el futbol en cuestión de instantes, y si una Liga conlleva a grandes rasgos dicho adjetivo, es precisamente la de nuestro país. El amor y el odio se convierten una línea muy delgada, la alegría y decepción casi van de la mano y las formas de pensar sobre un equipo tienden a cambiar muy frecuentemente.

Resulta que Rayados tiene a Antonio Mohamed como estratega, ya Campeón un par de veces en el balompié nacional con Xolos y América respectivamente, respetando su estilo de juego, el cual no es espectacular pero el término de efectivo, digamos que lo puede avalar. Semanas anteriores (por no decir meses) he tocado el punto de felicitar a la parcialidad albiazul, por el hecho de que los vi lejos del famoso resultadismo,  exigiendo una forma de jugar convincente, agradable al espectador y obviamente que conlleve un triunfo tanto de local como de visitante.

Mi teoría parecía estar concreta con aquel primer tiempo ante Veracruz. Tras concluir dicha etapa, a pesar del triunfo parcial, la gente abucheó al equipo porque no estaba dando lo que debía en cuanto a funcionamiento (como debe de ser). Tronó la bomba de tiempo llamada Carlos Barra, y para mi sorpresa comencé a leer las peticiones a más no poder del “Turco” como timonel, dado que el mismo fue destituido de su cargo en las Águilas por sus formas de juego muy a pesar de haberse consagrado como Campeón (cultura que buena falta le hace a nuestro futbol)

Entiendo que con el recién despedido Barra, Monterrey no tenía idea ni estilo, pero vamos; son o no son exigentes. Hoy pareciera que el rayado va volver a las andadas del resultadismo; no importa cómo, pero que se gane. Y miren que no quise verme tan exigente el sábado pasado, porque el gol de Edwin Cardona valió la pena, pero eso de corear a Mohamed por un resultado bastante engañoso en su primera prueba, pues cada quien.

Rayados vivió una época de oro hace algunos años, y para no regresar a ser del montón, tiene que buscar una forma convincente y porque no también espectacular, para integrarse de lleno a los equipos que captan total atención a nivel nacional. Ojalá Mohamed en su era albiazul muestre que las formas también pueden ser parte de su estilo, dado que la hinchada rayada no se merece un retroceso, por más amor que se tengan ambos.

, , ,